Noticias

El Gobierno busca bloquear los celulares comprados en el exterior

Compartimos esta nota de IProfesional sobre un proyecto del ejecutivo para el control de los equipos de telefonía celular que no hubieran pasado por el control de la AFIP para su ingreso.

Es un buen ejemplo de por qué la defensa de los consumidores es esencial en nuestra sociedad actual. Este tipo de políticas que toman en cuenta los intereses de la parte débil de la cadena de comercialización (el consumidor) y se enfocan únicamente en lograr objetivos de la parte fuerte (del estado, recaudar más impuestos, de los proveedores vender más equipos evitando la competencia), con las herramientas que sean necesarias para ello (en el caso, directamente el bloqueo de los equipos hasta que se «demuestre» la compra del mismo).

Obviamente, el proyecto se desentiende de las enormes dificultades que se le generan a los consumidores, así como veda una de las libertades básicas de los consumidores, como la de adquirir los productos o servicios donde deseen.

A continuación la noticia difundida.

El Gobierno busca bloquear celulares de contrabando: 2,5 millones de equipos por año

19-11-2017 Implementarán un programa para desactivar los equipos que no tengan la factura en regla. Ingresan ilegalmente 3 millones de equipos por año

El Gobierno implementará a comienzos del próximo año una “ampliación de la lista negra”, como paso previo al bloqueo de los celulares robados o ingresados de contrabando.

Este es el esquema central de una resolución que elaboran el Ministerio de la Producción y el Enacom (Ente Nacional de las Comunicaciones), que apunta a frenar el mercado negro de celulares (estimado en 3 millones de unidades), que ya representa el 30% del mercado formal y perjuicios por entre u$s800 y u$s1.000 millones.

“La decisión está tomada, sólo faltan los detalles técnicos y administrativos. El objetivo es desactivar el uso de las terminales vendidas por fuera del circuito legal”, explicó una fuente calificada del Enacom, el órgano regulador de las telecomunicaciones.

“La medida no está enfocada al turista que compra un iPhone en el exterior, sino en los comercios y cuevas que ofrecen celulares de media y alta gama a precios muy por debajo del promedio del mercado”, agregó.

Desde el punto de vista técnico, el control es relativamente simple, ya que cada teléfono tiene un IMEI (por sus siglas International Mobile Station Equipment Identity), un código único que emite el celular a la red cuando se activa y que informa todo: marca, modelo, origen y lugar de venta, entre otras cosas.

La denominada “lista negra enriquecida” implica que los fabricantes y marcas deben remitir al Enacom los IMEI de sus equipos (producidos o importados legalmente), dejando afuera el resto.

“El resto” es el mercado informal que incluye a los que viajan a Miami y se traen uno o dos smartphones de souvenir (una cifra menor, según dicen en la industria) y también a los cargamentos que pasan por las fronteras ilegalmente. La medida que el Gobierno intenta implementar, dicho de otro modo, es la admisión implícita de la falta de eficacia de la Aduana para frenar el contrabando de celulares.

La “lista negra” -que ya está en vigencia- se nutre de las personas que denuncian robos pérdidas para que las telefónicas bloqueen los IMEI. “La idea es agregar los IMEI en uso de los celulares que no fueron producidos o importados legalmente”, explicó un funcionario a Clarin.

Si un celular se activa y no está registrado, a la telefónica le aparece un cartel y el usuario debe presentar la factura de compra correspondiente”, añadió un alto ejecutivo de una multinacional durante una reunión que las partes mantuvieron esta semana.

El borrador del proyecto, sujeto a modificaciones, establece que la idea “es combatir el contrabando y no perseguir al turista”. Y que los bloqueos sólo abarcarán a las unidades nuevas, compradas después de la entrada en vigencia de la nueva norma.

Hay detalles por definir. Por caso, las compras “legítimas” en el exterior, aunque superen el monto de la franquicia máxima permitida de u$s300. “Una propuesta es elevarla a u$s500 o u$s1.000, para evitar complicaciones”, coinciden fuentes de la industria.

De uno u otro modo, “la lista negra enriquecida” deriva la responsabilidad de bloquear del contrabando al Enacom y las telefónicas, tras la confección del listado de IMEI de la mercadería legítima, destacó el diario Clarín.

El propio funcionamiento de la red, por otro lado, permite conocer la envergadura de la informalidad: cada marca (Samsung, Huawei, Motorola y LG, por ejemplo) conoce al detalle la cantidad de equipos que están en uso, el país de origen y el lugar de compra. Quedan puntos por definir, algunos controvertidos, como el rol determinante de las telefónicas en el bloqueo de las terminales sospechadas.

“Son 3 millones de usuarios potenciales enojados porque no le habilitan el servicio. Y afrontar los costos de ejercer el control, lo que implica mayor personal”, reconoció un ejecutivo de una marca multinacional, aludiendo al malestar de las telefónicas por la medida que se intenta implementar. Movistar, Personal y Claro rechazaron hacer comentarios.

La medida, que entraría en vigencia “a comienzos del año próximo, es un reclamo de los fabricantes. El contrabando surgió con fuerza a partir de 2014 (1,5 millones) y fue creciendo paulatinamente en 2015 (2 millones) y 2016 (2,5 millones), según estimaciones del consultor especializado Enrique Carrier.

El ingreso ilegal de celulares afecta a casi todas las marcas, especialmente a Samsung, que lidera el mercado local con casi el 70% del market share. La marca coreana, incluso, inició más de 30 denuncias penales contra comercios y cuevas que ofrecían sus equipos a través de sitios de subastas en Internet, a precios sospechosamente rebajados.

Compartir en...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter